Hechos similares al tiroteo en el Roosevelt, en Guatemala, podrían repetirse si no se toman medidas, dicen expertos

Publicado en 18 Ago 2017
por :

Este viernes, en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas, se conversó acerca de la problemática que existe en el Sistema Penitenciario (SP), que incluye hacinamiento y falta de atención médica para reos a lo interno de la institución. Y se dialogó también sobre lo ocurrido ayer en el hospital Roosevelt, en donde se registró un tiroteo que dejó como saldo siete personas fallecidas y 12 heridas.

Como invitados en cabina participaron Carlos Menocal, exministro de Gobernación; Corinne Dedik, investigadora del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN); y Elvin Díaz, director del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales de Guatemala (ICCPG).

Los entrevistados coincidieron en la necesidad de que se fortalezca el sistema de seguridad y de justicia y que se implementen programas en el país. Explicaron que estos deben estar enfocados en la prevención para evitar que los jóvenes se involucren en la violencia; y también en la rehabilitación, con el objetivo de que las personas que están en prisión puedan reinsertarse a la sociedad.

Asimismo, señalaron que es necesario dotar de infraestructura y presupuestoal Sistema Penitenciario, así como analizar la situación jurídica de cada privado de libertad para emplear las medidas que correspondan en los casos de forma individual, es decir, que si aplica una medida sustitutiva se les pueda dar y así reducir el hacinamiento.

En ese contexto, se dio a conocer que incluso hay personas en las cárceles que ya cumplieron su pena pero que desconocen su situación legal por lo cual permanecen recluidas. Asimismo, hay quienes están presos por lavado de dinero y aunque su pena se convirtió en multa, siguen en las prisiones porque no han podido pagarla.

Cifras

Durante el programa se dieron a conocer algunas cifras con relación a la situación de los privados de libertad en el país:

  • Durante los años 2010 y 2011, 230 patrullas se usaba para el traslado de privados de libertad, cada una con cuatro policías a bordo. La cifra actual podría ser mayor tomando en cuenta el incremento de los reos.
  • El presupuesto del SP es de entre Q500 millones y Q600 millones, de los cuales el 80% se utiliza en gastos de funcionamiento, que incluyen pago de salarios al personal y alimentación para los privados de libertad. “Al Sistema Penitenciario le queda casi cero para inversión en infraestructura”, aseguró Menocal.
  • Actualmente, el Sistema Penitenciario realiza cada día entre 30 y 40 traslados de personas que van a citas médicas a nivel nacional.
  • De los 22 mil 600 privados de libertad que hay en el país, 40 están hospitalizados.
  • Un total de 17 personas, de las 40 que están hospitalizadas a nivel nacional, proceden de la cárcel Mariscal Zavala.
  • Entre 5% y 10% de los privados de libertad son de alta peligrosidad.
  • El 90% de personas que están en prisión buscan rehabilitarse, según Dedik.
  • El 51% de privados de libertad están en prisión preventiva.

La realidad

“El Sistema Penitenciario es una bomba de tiempo, no solo las prisiones de los adultos, sino también las correccionales para menores”, expresó Menocal al referirse a la situación actual en el país.

A criterio del exfuncionario, se deben implementar acciones enfocadas principalmente en los jóvenes, pues el 45% de los guatemaltecos pertenecen a ese grupo poblacional.

Asimismo, Díaz expresó que el Sistema Penitenciario es el reflejo del Estado que tenemos: algo que no tiene control.

En tanto, Dedik detalló que los entes de investigación “han mejorado mucho su trabajo” y que ahora corresponde resolver los “cuellos de botella” que hay en el Organismo Judicial y aumentar la capacidad del mismo.

También “es urgente” solucionar el tema de las cárceles porque como están ahora, permiten que desde adentro de las prisiones las personas pueden continuar delinquiendo, agregó la investigadora del CIEN.

La vía para atender la problemática es aplicar políticas que permitan mejorar la situación del Sistema Penitenciario; sin embargo, esto tomará tiempo y no se puede hacer “de la noche a la mañana”, dijeron los invitados.

“Aunque traigamos a Batman y Robin no se va a arreglar el problema de un día a otro, sino con políticas”, expresó Menocal.

Asimismo, Dedik recordó que desde hace más de un año los centros carcelarios no tienen directores porque en el último año del Gobierno pasado se les rescindió el contrato con el argumento de que no había presupuesto para tenerlos trabajando. “Eso complica la situación porque si no hay quién dirija la prisión el control es más evidente”, indicó.

La investigadora del CIEN explicó que como parte de las acciones para solucionar la problemática, se inició con la implementación de un Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria.

“Se está trabajando con grupos de mujeres que ya están cumpliendo condena para darles herramientas que permitan que cuando salgan de prisión puedan reinsertarse a la sociedad”, expuso.

Tiroteo en el Roosevelt

A criterio de Menocal, “la opinión pública y la ciudadanía se vuelca en una acusación sin cuartel contra el Ministerio de Gobernación”; sin embargo, esa cartera debe trasladar a los privados de libertad si existe una orden de juezpara ello. Explicó que si el personal del Sistema Penitenciario no cumple con los traslados puede caer en desacato.

Asimismo, el exministro dijo que lo ocurrido ayer en el hospital Roosevelt se pudo evitar, pues ya se tenía el antecedente de una situación similar que se registró en el Hospital General San Juan de Dios.

En tanto, Dedik dijo que un ataque como el de ayer no solo se puede dar con privados de libertad, sino también con una persona en libertad.

Mientras que, de acuerdo con Díaz, este tipo de problemáticas son “bastante predecibles”. El entrevistado señaló que la crisis penitenciaria que se vive en el país no se trata de hechos aislados sino que esto va a seguir pasando si no se toman medidas urgentes.

Dedik también expuso que los privados de libertad necesitan atención médica porque tienen derecho a la salud al igual que el resto de la población, pero indicó que su traslado a hospitales implica riesgos, por lo cual es necesario habilitar servicios médicos a lo interno del sistema carcelario.

De igual forma, la investigadora opinó que hay casos de abuso y otros donde las personas verdaderamente necesitan un tratamiento médico porque sufren de alguna enfermedad.

Resaltó que “no es un secreto que hay personas que buscan evadir estar en una prisión y prefieren estar un un hospital privado porque es más cómodo”.

Y, en ese contexto, Menocal consideró que “hay una mafia corporativa en los jueces que beneficia a los privados de libertad”.

Pena de muerte

Menocal, Dedik y Díaz coincidieron en que la pena de muerte no es un disuasivo.

A criterio del exministro de Gobernación, el Estado debe enfocarse en temas de salud, educación y seguridad y trabajar en la prevención porque “cientos de miles de jóvenes están propensos a caer en las redes de esas estructuras criminales”.

Mientras tanto, Dedik opinó que “urge una justicia pronta y cumplida en Guatemala”; y manifestó que no está de acuerdo con la pena de muerte porque no es la solución a la violencia. La investigadora consideró que la certeza del castigo sí puede ser un disuasivo.

Por aparte, Díaz señaló que incluso este tema debería ser ya una discusión agotada y que la resocialización es la fórmula.

“No podemos pedirle al Estado, que es un ente racional, que cometa algo irracional como acabar con la vida de una persona”, aseguró el director del ICCPG.

Sobre el autor

Deje su repuesta

*