Nuevo Modelo Penitenciario da permisos a internos para que se eduquen

DSC_0077Con el objetivo de ayudarlos con su plena reinserción en la sociedad, 455 reclusos o usuarios del Medio Libre, como se le denomina, han sido beneficiados con permisos especiales, dándoles la oportunidad de trabajar, estudiar y realizar actividades sociales y comunitarias fuera de los centros de corrección y rehabilitación donde cumplen condenas por algún delito.

La gestión de estos permisos es realizada por el programa Medio Libre, que desarrolla el Sistema del Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria, a fin de garantizar la reinserción social y laboral de los internos una vez cumplan la pena que les impuso un tribunal.

Los beneficiados con permisos representan 35 por ciento de los 1,278 internos que han cumplido la mitad de la pena en los 19 centros de corrección del nuevo modelo penitenciario, con los cuales trabaja el Medio Libre. En total, en esos centros de corrección y rehabilitación guardan prisión 2,960 personas.

El permiso se les otorgó a 10 internos para que trabajen como empleados de lunes a viernes, en completa libertad, permaneciendo en la cárcel sólo los sábados y los domingos. Se trata de los primeros que han recibido ese permiso bajo esa modalidad.

Otros 194 recibieron el permiso para desarrollar labores sociales y comunitarias; 186 para actividades familiares, 54 con fi nes educativos, y 11 para que realicen trabajos temporales de un día o varias horas, teniendo que retornar a los centros de corrección el mismo día. Este último grupo realiza labores en favor de las comunidades, como parte de la justicia restaurativa por el daño que han causado a la sociedad, por lo cual no reciben ningún pago, diferente a los 10 que recibieron el permiso para trabajar de lunes a viernes, que sí perciben un salario, mediante contrato con la empresa o la institucion que los empleó.

En la lista de solicitudes de permisos de trabajo o libre comunidad fi guran 23 internos, que de ser acogida su recomendación por parte de los jueces de ejecución de la pena sumarían 33 los que se integrarían al medio laboral bajo la modalidad de libertad de lunes a viernes.

“Los programas de Medio Libre son la parte fundamental de la Reforma Penitenciaria dominicana, que está permeada por lo que establece la Constitución de la República, de que la privación de libertad tiene como objetivo la reeducación para la reinserción social”, explicó Ysmael Paniagua, quien es el coordinador del Sistema de Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria.

Expuso que para ello tienen el programa Abriendo Puertas, dirigido a aperturar la puerta de la prisión para que los privados de libertad puedan desarrollar actividades de diferente naturaleza en libertad o fuera de los centros de corrección.

Indicó que el programa está preparado para que los usuarios del Medio Libre participen en actividades con escuelas, instituciones de la sociedad civil y gubernamentales, desarrollando acciones de servicio, de acompañamiento y hasta dictando charlas, para educar sobre por qué no hacer lo que ellos hicieron y por qué debe permitírsele la reinserción social. Expresó que algunos trabajan en el mismo sistema del nuevo modelo penitenciario, donde están abriendo las puertas para que otros entren.

“Si nosotros promovemos que las empresas y las instituciones reciban a los privados de libertad en condición de servidores o de empleados, y de colaboradores, nosotros como institución tenemos que recibirlos y darles la oportunidad de que trabajen con nosotros”, subrayó Paniagua.

Expuso que algunos son dejados trabajando en los lugares cuando logran la libertad condicional o salen a pena cumplida.

Los permisos de trabajo han sido concedidos principalmente por los jueces de ejecución de la pena de San Cristóbal, Willy de Jesús Núñez, y de Santiago, Rubén Darío Cruz Uceta.

Frania Navarro, responsable del programa Medio Libre, explicó que realizan gestiones para que los magistrados de otras jurisdicciones conozcan ese proyecto y acojan las solicitudes de permiso que les tramitan.

Navaro detalló que para optar por el permiso los internos deben tener una pena defi nitiva y estar en proceso de libertad condicional.

Sostuvo que todas las solicitudes tramitadas a los jueces no han sido acogidas, entre otras razones, por el tipo de delito por el que fueron condenados y el impacto en el entorno social y familiar de la víctima.

Previo a su recomendación, son sometidos a una evaluación, que incluye la prueba antidoping sin notifi carlo al recluso.

Paniagua explicó que todas las salidas de los centros tienen que estar autorizadas por el juez de ejecución de la pena de la jurisdicción correspondiente, porque es el responsable de velar por el cumplimiento de la pena.

Expresó que la junta de tratamiento de cada centro de corrección es que decide solicitar las medidas y los benefi cios que deben recibir los privados de libertad en base a su conducta y regeneración, que está integrada por el director del centro, el subdirector de tratamiento, el psicólogo, el trabajador social, el jurídico, el educador, y el encargado de seguridad.

Paniagua y Navarro destacaron el apoyo del Despacho de la Primera Dama, que les ha permitido a varias internas de Sabana Toro, San Cristóbal, trabajar con niños discapacitados.

Entre las labores sociales se incluyen presentaciones artísticas, charlas y encuentros familiares, así como prestar servicio en la Defensa Civil, Jardín Botánico y Cuerpo de Bomberos, en esta última entidad hacen cursos de primeros auxilios.

Participan en labores comunitarias de ornato, limpieza y pintura en asilos, iglesias, ayuntamientos, centros de salud y escuelas públicas.

En Puerto Plata participaron en un programa de pinturas de escuelas.

 REOS BENEFICIADOS CON PERMISOS DE TRABAJO 
Los 10 internos o ususarios del Medio Libre beneficiados con el permiso de trabajo de lunes a viernes desempeñan funciones como despachador de mercancía, conserje y sereno, carnicero, albañil, supervisor de obras, soldador y mantenimiento, locator secretaria y vendedor.

Fueron contratados por diferentes negocios, empresas e instituciones que les han servido de garantes y les han dado la oportunidad de reintegrarse en el medio laboral, antes de lograr su plena libertad.

Los 23 que tienen pendiente la aprobación de un permiso especial trabajarían como mensajeros, supervisor de mayordomía, pintor, vendedores, ejecutivo de ventas, asistente de transportación, encargado de entrega de mercancía, gondolero, químico, instructor y asistente de supervisor, mecánico, encargado de producción, paralegal, empacador, repostero, ebanista y técnico.

Fuente Diario Libre

Sobre el autor

Deje su repuesta

*