Cientos catorce enfermos mentales de Tacumbú son recluidos en pabellones comunes.

Publicado en 23 Dic 2014
por :

 

Paraguay

Paraguay

Asunción Paraguay _durante un seminario ofrecido por el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT) llamado Personas institucionalizadas y en prisión preventiva: el derecho a tener derechos, realizado en el aula magna de la Universidad Católica, se expusieron resultados de investigaciones realizadas acerca de las condiciones de vida de las personas con discapacidad en las cárceles y otros temas como un análisis sobre la prisión preventiva, entre otros.

Una de las investigaciones revela que en el penal de Tacumbú se encuentran recluidas actualmente 138 personas con discapacidad mental, de las cuales solo 24 guardan reclusión en el pabellón siquiátrico, lugar destinado a los enfermos mentales y de cuya administración se encargan en conjunto el Ministerio de Justicia y el Ministerio de Salud Pública. El resto de la población, unos 114 reclusos están, esparcidos en pabellones comunes, incluso en los pasillos.

Las personas encargadas de revelar los datos visitaron las cárceles de Tacumbú y Buen Pastor, donde concluyeron que ambas cárceles no están preparadas para albergar a los discapacitados y que esta situación viola los derechos humanos de los mismos.

Estas personas con discapacidad mental no deberían encontrarse privadas de su libertad en Centros Penitenciarios, según el artículo 73 del Código Penal, que establece que las personas con discapacidad mental que cometen hechos punibles y en los casos en los que su estado constituye un riesgo para la seguridad de los demás integrantes de la población, deben guardar reclusión en los hospitales neurosiquiátricos.

Desconocimiento. Teófilo Urbieta, uno de los investigadores encargados de realizar las muestras mencionó en su exposición que en la Penitenciaría Nacional la mayor parte de la población con discapacidad mental, no tiene conocimiento de cuál es el diagnóstico médico-psiquiátrico que poseen, ni el tipo de medicamentos que consumen, y el alcance que tienen las drogas que le son suministradas de manera regular.

A su vez indicó que durante sus visitas, el equipo investigador constató que existen personas que entraron sanas al sistema penitenciario pero que adquirieron alguna enfermedad mental debido a las condiciones de encierro, hacinamiento, relacionamiento, alimentación, y salud, no es la más adecuada.

Este medio trató de comunicarse con el director del penal de Tacumbú, Gerardo Delvalle, para que dé su versión de los hechos, pero no fue posible la comunicación con el mismo, ya que no contestó a las reiteradas llamadas realizadas.

Departamento de Prensa MGP

 

 

Sobre el autor

Deje su repuesta

*